1-02Saliendo de Caracas con dirección al Oeste, aproximadamente a unos 63 km., luego de atravesar el Parque Nacional Macarao, nos encontramos con uno de los sitios más encantadores de Venezuela, sin par e inesperado, un pedazo de la Selva Negra (Schwarzwald) del sur-oeste de Alemania, enclavada en la Cordillera de la Costa, al Norte del Estado Aragua. Efectivamente, los primeros colonos venidos a nuestro país, se organizaron y se establecieron en estos hermosos parajes en 1843, provenientes de pueblecitos de la Selva Negra, tales como Wyhl, Edingen y Oberbergen de Kaiserstuhl. Durante muchos años quedaron aislados del resto del país, por lo que las generaciones siguientes pudieron conservar muchas de sus tradiciones ancestrales, como su lengua, el badischen (dialecto de Baden), comidas, vestimentas, bailes, etc. En la actualidad todos ellos, descendientes de tan esforzados pioneros, hablan español y están incorporados totalmente a la realidad nacional.

Muchacha de la Colonia Tovar

Iglesia tradicional
Plaza Bolívar e Iglesia tradicional

Nueva iglesia
Nueva iglesia

Una visita a la Colonia Tovar, no sólo nos proporciona un recreo a nuestra vista por sus hermosos paisajes, su clima privilegiado con una media anual de 16º centígrados, dado por la altura de alrededor de 1.800 m.s.n.m., sino que también por sus excelentes restaurantes, donde podemos saborear los exquisitos platos de la cocina alemana, acompañándolos con una excelente cerveza artesanal producida en la propia colonia y saborear sus dulces, mermeladas y las típicas fresas con crema.

Construcción típica
Construcción típica

Museo
Museo

Además podemos visitar su hermosa iglesia, museo, comprar su típica artesanía y hospedarnos en confortables y variados hoteles, cabañas, posadas y moteles, a precios razonables y al alcance de los satisfechos visitantes.

Visite el museo

Molino de la Colonia Tovar

De lunes a viernes, la Colonia Tovar ofrece mucha tranquilidad, ya que hay pocos visitantes. Es el momento ideal si quiere descansar y no tener presiones. En los fines de semana, la afluencia de visitantes aumenta considerablemente, al recibir la gran cantidad de caraqueños que vienen a disfrutar del día.

Tienda de artesanía y souvernirs
Tienda de artesanía y souvernirs

Fresas
Fresas de la colonia Tovar
Foto: Yrismar del valle Brito Morillo

¿Qué hacer en la Colonia Tovar


Excursión en la Colonia Tovar
Foto: Sonia Orellana

Además de pasear por el centro del pueblo, comprar flores, frutas (¡Las deliciosas fresas!) y verduras, comer en los cafés y restaurantes, la Colonia Tovar ofrece muchas actividades adicionales. Aquí solo mencionamos algunas de ellas

  • Picacho Codazzi y la Cruz del Picacho: Es el punto más alto de la Colonia Tovar, su cima se ubica a 2.425 m.s.n.m. y en ella se encuentra la “Cruz del Picacho” que es la Cruz Iluminada más alta de Venezuela, que puede verse desde casi cualquier punto del Municipio y da la bienvenida a aquellos que van llegando a la Colonia Tovar. La única manera de llegar a ella es por una caminata de 30 minutos a través de un sendero que lleva desde la carretera que va a la Victoria. En la cima puede apreciar una monumental panorámica de la Colonia Tovar y del Mar Caribe. Es recomendable tomar precauciones en épocas de verano pues suele haber muchas avispas.
  • Cedro Gigante: Cedro de gran tamaño, aproximadamente 50 metros de altura y 22 metros de perímetro, con más de 100 años de antigüedad, se accesa a través de un sendero de aproximadamente 100 metros desde la vía que conduce a La Florida. No existe señalización, por lo que se sugiere la contratación de un tour.
  • Puerto Cruz y Puerto Maya: En la entrada de la Colonia Tovar, hay una bifurcación que lleva a la playa de Puerto Cruz y de Puerto Maya, dos excelentes lugares de playa del Caribe
  • Parapente: Cerca de la Colonia Tovar, tanto hacia el Jarillo, como hacia la Victoria, puede practicarse Parapente con la ayuda de instructores calificados.
  • Petroglífos: En el municipio Tovar hay más de 5000 petroglífos (escritura indígenas en piedras) con interesantes diseños, atribuídos a los indígenas Panariguas, Curinares, Teques y Quiriquires